Get Adobe Flash player

Actividades

Simplepie detected an error. Please run the compatibility utility.
The following Simplepie error occurred:
A feed could not be found at http://www.google.com/calendar/feeds/acqhq0p8nsfa4c1u0rhhpboutg@group.calendar.google.com/private-c754562a0adfa9aab56a25d221a35c07/full?futureevents=true&sortorder=ascending&orderby=starttime&singleevents=true&hl=es-ES&


Buscar


EL CUIDADO DE DIOS           Mateo 6:25-34

Manuel Arniz

 

Si tan solo nos quedásemos con la lectura de estas  palabras,  que salieron de la boca de Jesús, ya podríamos terminar esta reunión, dándole  gracias a Dios porque El cuida verdaderamente de nosotros. Su Amor, su cuidado nos Ampara y nos hace vivir confiados y en Paz, al saber, que nuestro Padre Celestial sabe cuáles son nuestras necesidades, aún las más básicas.

MI PADRE CELESTIAL SABE.

 

 

Vs.32  Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre Celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.

 

    El saber que mi Padre Celestial  sabe que tengo necesidad de estas cosas, me llena el corazón de gozo, de alegría, recorre por toda mi alma y por todo mi ser una paz, un descanso que me hace vivir tranquilo.

   El SABE, que tengo necesidad de estas cosas que son básicas para la vida. El SABE, aún antes que por mi boca salga mi petición de necesidad.

El lo SABE y esa verdad me hace vivir tranquilo.

 

Como Padre: El cuida de sus Hijos.

                         El provee  de alimento a sus Hijos.

 

  Luc 11:11  ¿Qué padre de vosotros,  si su hijo le pide pan,  le dará una piedra?  ¿o si pescado,  en lugar de pescado,  le dará una serpiente?

Luc 11:12  ¿O si le pide un huevo,  le dará un escorpión?

Luc 11:13 Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, con mayor razón Dios, su Padre que está en el cielo, dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan".

 

     Aquí Jesús nos recuerda de nuestro estado pecaminoso, malos por nuestra naturaleza de pecado, por nuestra naturaleza caída, desviados de la verdad de Dios, desviados de la bondad de Dios…… como dice su Palabra en Romanos 3:10-18. N0 hay justo ni aún uno……. Y aún así, dice Jesús, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, y no solo lo bueno, sino lo mejor.

     Jesús nos recuerda, que nuestro Padre Celestial es amor  y bondad  y  muestra de ello, es que nos dará al Espíritu de Dios.

 

Cuando habla del Espíritu Santo, está hablando de la plenitud de Dios.

El Espíritu Santo, es el Don de los dones que desciende sobre los creyentes por medio de Cristo, y que comprende todas “las buenas cosas”.

 

 

Dios sabe que nosotros tenemos necesidad de comer, de vestir, de pagar, de tener un techo digno,…. Dios lo sabe, y por eso nos dice:

 

Mat 6:31 "Ya no se preocupen preguntando qué van a comer, qué van a beber o qué ropa se van a poner.

Mat 6:32 Sólo los que no conocen a Dios se preocupan por eso. Ustedes no se desesperen por esas cosas. Su Padre que está en el cielo sabe que las necesitan.

 

JESÚS QUIERE SACAR EL AFÁN Y LA ANSIEDAD.

 

Jesús quiere sacar de nuestro corazón la preocupación excesiva.

 

La PREOCUPACIÓN  EXCESIVA de un hijo de Dios, nace de la incredulidad, de la NO confianza en Dios, de no disponer su oído a oír  y a creer lo que Dios dice.

Sal 85:8  Escucharé lo que hablará Jehová Dios,  porque hablará paz a su pueblo y a sus santos,  Para que no se vuelvan a la locura.

  

La PREOCUPACIÓN EXCESIVA, nos lleva al TEMOR y el temor da como fruto la angustia, el afán y la ansiedad.

 

LA PREOCUPACIÓN EXCESIVA, LA ANGUSTIA:

 

·      Daña la salud.(Alma y cuerpo).

·      Consume nuestros pensamientos, trae bloqueos mentales, pierde la dirección y la visión.

·      Merma tu productividad.

·      Afecta negativamente en la forma en que tratas a otros.

·      Reduce la capacidad de confiar en Dios.

 

Hay diferencia entre la angustia  y la preocupación genuina:

 

     La angustia: nos inmoviliza.

    La preocupación genuina: nos mueve a la acción. 

 

Planear para el mañana: es tiempo bien invertido.

Afanarse por el mañana: es tiempo perdido.

 

Planear, es pensar con antelación en metas, pasos y fechas, confiar en la dirección de Dios.

El que se afana, el que se angustia, deja que sus planes interfieran en su relación  con  Dios.

 

Dice su palabra:

Flp 4:6  Por nada estéis angustiados,  sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego,  con acción de gracias.

Flp 4:7  Y la paz de Dios,  que sobrepasa todo entendimiento,  guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

“Y la Paz de Dios”. Que im portante es en estos tiempos que corren tener y guardar la Paz de Dios, porque ella guarda nuestros pensamientos y nuestros corazones. “Porque hablará paz a su pueblo….”

Estas palabras de Jesús, viene a guardarnos y también a liberarnos, si nos a trapado, del afán y la ansiedad.

 

 

JESÚS NOS EXHORTA, NOS ANIMA, NOS ACONSEJA,..

 

Mat 6:33  Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia,  y todas estas cosas os serán añadidas.

 

Hay una exhortación de parte de Jesús, a que busquemos primeramente el Reino de Dios, (lo más importante es que reconozcamos a Dios como único Rey), y su Justicia, (a que hagamos lo que El nos pide), y todo lo demás, El se lo dará a su tiempo.

 

Si a Jesús lo hemos hecho Rey de nuestras vidas y presumimos como cristianos al decir, que Jesús es nuestro Rey, tendríamos que estar bien consientes de lo que estamos diciendo y confesando.

Si El es nuestro Rey, recordemos que El tiene un reino que no es de este mundo y unas leyes que no tienen que ver con las leyes que rigen en este mundo.

Si El es nuestro Rey, entonces le debemos lealtad a su Majestad y a sus Leyes, a su Palabra. Ya no podemos vivir como nos da la gana(versión popular), pensando, hablando, actuando , viviendo…..como antes,

    cuando éramos mundanos.

 

De nuestra parte es vivir conforme al Espíritu Santo, a su Palabra, no viviendo en la carne ni satisfaciendo los deseos de la carne, como dice su Palabra:

 

Gál 5:16  Digo,  pues:  Andad en el Espíritu,  y no satisfagáis los deseos de la carne.

Gál 5:17  Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu,  y el del Espíritu es contra la carne;  y éstos se oponen entre sí,  para que no hagáis lo que quisiereis.

Gál 5:18  Pero si sois guiados por el Espíritu,  no estáis bajo la ley.

Gál 5:19  Y manifiestas son las obras de la carne,  que son:  adulterio,  fornicación,  inmundicia,  lascivia,

Gál 5:20  idolatría,  hechicerías,  enemistades,  pleitos,  celos,  iras,  contiendas,  disensiones,  herejías,

Gál 5:21  envidias,  homicidios,  borracheras,  orgías,  y cosas semejantes a estas;  acerca de las cuales os amonesto,  como ya os lo he dicho antes,  que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

Gál 5:22  Mas el fruto del Espíritu es amor,  gozo,  paz,  paciencia,  benignidad,  bondad,  fe,

Gál 5:23  mansedumbre,  templanza;  contra tales cosas no hay ley.

Gál 5:24  Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.

Gál 5:25  Si vivimos por el Espíritu,  andemos también por el Espíritu.

 

Nuestra parte es: *  vivir honestamente delante de Dios y delante de los                           Hombres.

                           *en Santidad. 

                                      * permitiendo que su Reino se establezca en mi…..

 

La parte de nuestro Dios y Padre Celestial es:

                             *añadirnos todo lo que realmente necesitamos  para                 

                                 vivir en paz y con gozo.

                                    *es proveer para nuestras necesidades, aún lo más

                                       básico.

 

Conclusión

 

Nuestro Padre Celestial SABE que cosas básicas necesitamos para el vivir diario.

El nos ha PROMETIDO el suministro diario, y nos dice: que no nos afanemos como aquellos que no confían en El.

Saquemos de nuestros corazones el afán y la ansiedad, porque estos elementos nos arruinan la Fe en Dios.

Lo más importante:

Reconozcamos a Dios como único Rey. Si El es mi Rey, entonces yo le debo obediencia en todas las áreas de mi vida.

Y de las demás cosas, no tendremos que estar preocupados, porque El las proveerá  por añadidura.

Y la Paz de Dios guardará nuestros pensamientos y nuestro corazón en Cristo Jesús.

PODRÉ VIVIR TRANQUILO.

 

SALMOS  37:25.

 

Actualizado (Martes, 16 de Marzo de 2010 13:12)